Espiritualidad, trabajo, constancia e intensidad

No nos distraigamos tanto con lo novedoso (terapias milagrosas, elegidos, iluminados, en fin, que no nos vendan “espejitos de colores”), modificando tanto nuestras predilecciones. Discernamos, aprendamos a escuchar nuestro corazón y nuestra intuición. “Y se levantaran muchos falsos profetas y a muchos engañaran…” Mateo 24:11

Esta bueno abandonar las rigideces internas, los mandatos mentales que nos esclavizan, las normas morales, sociales y políticas que nos inmovilizan. Liberarnos de tanto lastre nos ayudará sin dudas a eliminar tensiones, contracturas, congestiones, malestares corporales difusos.

 

ramakrishna

 

El mundo material influye sobre nuestros pensamientos, emociones y actos. Es tanta la violencia cotidiana que únicamente el cambio será interno o no será. La paz interior, el tesoro más grande que podemos tener, no viene en pastillas.

El estrés, que es la ausencia de paz interna, puede causar tensión, presión arterial alta, migrañas, artritis, enfermedades del corazón, ulceras gastrointestinales, y todo tipo de enfermedades mentales.

Reitero una vez más, no debemos, ni podemos salir corriendo tras lo novedoso como válvula de escape, como receta mágica, como salvación de mis pesares. Los médicos pueden recetarnos medicamentos pero no pueden hacer mucho sobre la causa que genera las enfermedades, especialmente si no se trata el espíritu que es el componente más importante.

”La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Juan 14:6

Todas las herramientas para arribar a la Paz existen en nuestro interior, cuanto más busquemos el equilibrio más lo encontraremos.

Estamos totalmente preparados para experimentar la relajación, la calma, la serenidad, la meditación y el amor. Cambiemos el mundo empezando por uno mismo. El cerebro humano es un gran almacén de energía, no malgastemos nuestra fuente con pensamientos rumiantes que solo nos debilitaran mucho.

Cuando logremos quitarnos las sombras del miedo vamos a comenzar a experimentar el amor y la comprensión en nuestras aceleradas y estresadas vidas. Dando paso a vivir una vida más real menos maquillada y contaminada, mas libre y natural.

En esto es lo que yo creo: “Vivir una vida espiritual es la unión total del ser humano con Dios y el respeto intenso por la Pachamama”. Así atesoro la felicidad en mis días.

La espiritualidad es más que formas o ejercicios superficiales, ceremonias, eventos y modas. El objetivo verdadero está en amar a Dios por sobre todas las cosas. No es la cantidad sino la calidad del conocimiento la que me ayudará a revelarme, a poner en práctica lo aprendido, haciendo nuestro propio camino.

Las recetas mágicas de  exceso de información, o de ingerir en exceso conocimientos eruditos no es lo que traerá paz a mi ser. Vivir una vida espiritual o al menos intentarlo es esforzarse y trabajar, con constancia e intensidad, es no abandonar por que las cosas no salen como deseo.

“La base del sufrimiento humano es consecuencia directa del desequilibrio entre lo particular y lo general.

El equilibrio se logrará cuando las voluntades individuales estén en armonía con las leyes y los principios que rigen la vida en todos los planos, lo cual ha de beneficiar a todos los seres por igual. El logro del equilibrio entre lo particular y lo general, del hombre con su prójimo y del hombre con todos los aspectos de la realidad, es justamente la razón de la vida.” (Sabiduría de la Kabalá)

Aprendamos pues a ser justos, misericordiosos y amorosos primeramente con nosotros mismos, para que cuando me decida a dar algo, sea genuino ya que no podemos dar lo que no tenemos.
Te deseo el mayor bien y espero sirvan estas palabras como nuevo  impulso para trabajar cada día en tu autoconocimiento y lograr tu autorrealización.


Osvaldo Espínola
Orientador Espiritual, Director de Espacio Saludable ®
www.osvaldoespinola.com

CompartirTweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

 

Nota escrita por Osvaldo Espínola publicada en el periódico “De corazón a corazón” AÑO 14, 2° EDICIÓN, N°18, SEPTIEMBRE 2012


Te puede interesar:

Meditación con Osvaldo Espínola
Meditar. Un camino de autoconocimiento
• Video de reportaje radial sobre Meditación
• Espiritualidad, trabajo, constancia e intensidad