Terapia floral

Como sostiene Omraam Mikhaël Aïvanhov, nos gusta recibir flores u ofrecerlas, las ponemos en nuestra casa, las plantamos en nuestro jardín, las admiramos en los parques o en la naturaleza, nos maravillamos con sus formas, sus colores, sus perfumes. Pero las consideramos ante todo como elementos de decoración que contribuyen a hacer la existencia más agradable; así pues, este interés por las flores es superficial, y no recibimos gran cosa con su presencia.


¿Pero qué son las flores en realidad? Son seres vivos con los que podemos entrar en relación... Sí, una flor no es sólo una parcela de materia coloreada y perfumada, sino que es también la morada de una entidad que viene a hablarnos de la tierra y del cielo. Y si sabemos cómo mirarla, cómo conectarnos con ella, entramos en contacto con las fuerzas de la naturaleza, con las entidades que trabajan para hacer de ella esta presencia tan vivificante y poética.

-

Gota a gota nos damos cuenta de nuestro potencial humano. La terapia floral está dentro de lo que denominamos terapias alternativas para la sanación del cuerpo. La idea es encontrar entre paciente y terapeuta aquella formula floral que entre en sintonía con lo que su ser necesita.

Durante ese proceso se hacen evidentes las actitudes erróneas que tenemos hacia nosotros y hacia la vida. Las esencias florales actúan equilibrando nuestras emociones y pensamientos en desequilibrio, desde lo más superficial a lo mas profundo. Inundan nuestra conciencia con la virtud que necesitamos, que esta en nuestra alma, y que nuestra personalidad no puede expresar por causa de distintos bloqueos.

La terapia floral es una herramienta para que puedas superar estados desarmónicos Físicos, Mentales, Emocionales y Espirituales. Por medio de la Radiestesia, que es una milenaria ciencia, mido las energías del campo electromagnético del cuerpo, al realizar esta medición tu propia energía me va indicando cuál es el desequilibrio, emoción, o trauma en el que hay que trabajar.

Los remedios florales actúan siguiendo principios parecidos a los de la homeopatía, por lo que muchos expertos suelen prescribir las dos terapias conjuntamente. También se pueden usar junto con la medicina alopática, ya que esta terapia alternativa no se ve afectado por la acción de los medicamentos y tampoco altera la acción del medicamento o procedimiento dictado por su médico.