Serpiente en mis manos

La manifestación de la serpiente es común en el imagi-nario, ella está presente universalmente en todos los estados visionarios, del sueño de los niños a las visio-nes místicas de los ascetas y buscadores.

Para los aztecas la serpiente que muerde el propio rabo era símbolo de eternidad, esto quiere decir, el tiempo circular que siempre vuelve sobre si mismo, eternamente comenzando, creando y destruyendo. En Egipto como talismán, era portador de longevidad, salud y vitalidad; la serpiente Ureus, aparecía en las co-
ronas de los faraones, como una personificación de Rá, el Sol, y simbolizaba poder divino, sabiduría y energía. En el hinduismo, la serpiente es conocida como Ananta y también representa el infinito, símbolo de la eternidad de los ciclos.

Ella es una señal absoluta de la vida, de inmortalidad, de cura (símbolo de Esculapio el curandero, hijo de Apolo). Ella representa el inicio de la vida, la fuer-za ancestral, la expresión más primaria, el comienzo de todos los dibujos, la propia morfosis, la creatividad; es el símbolo de las diosas, de la diosa naturaleza gran mano creadora. Es el símbolo de la Chacruna.

La serpiente significa flexibilidad y transmutación; es la reserva cósmica de todas las potencias y latencias. Por eso la serpiente es también una señal de fertilidad, fecundidad y prosperidad así como de sabiduría y conocimiento.

Por ser simple y en esa simplicidad ser el inicio de todas las formas, ella simboliza la esencia de las formas, su unicidad prístina. Por ser apenas una línea pero tener en el interior de si una lengua bífida, ella representa, en un sentido más profundo y sagrado, la resolución de la polaridad en unidad, como el símbolo del Tao; en el México antiguo es el símbolo de los gemelos univitel-nos.

En nuestra experiencia, la visión de la serpiente, símbolo de la medicina (principalmente dentro de una experiencia en la cual también se perciben mándalas o formas geométricas multicolores), indica con frecuencia la fertilización de un proceso de cambio y de cura, la resolución de un conflicto, la adquisición de un carácter, de una virtud o facultad, la realización de una intuición, el nacimiento de una visión, de una comprensión o el surgimiento de una opción.

11145075_640453912723784_3419758999494175749_o

Te puede interesar: